Un gran sí

Mañana, tarde y noche
UN GRAN SÍ
por Isaac Esquivel
Virrey Solís / Niebla/ Laboratorios
En el colegio Virrey Solís 8 niños de primero C parten desde el parque de preescolar rumbo al laboratorio de química. Se lanzan desde el techo del tren de cemento a la arenera y corren por el pasillo hasta llegar al salón de profesores, la niebla apenas deje ver unos metros y no pueden avanzar tan rápido como quisieran. Al llegar al patio central se detienen. Es el demonio, yo lo vi ayer dice el gordito pecoso que aprieta las manos. Corren de nuevo y entran a bachillerato. Esquivan un par de grupos a la salida del baño y voltean hacia los laboratorios por la capilla. En la capilla se dan la bendición y corren hacia la parte oscura del pasillo. Antes de girar hacia los laboratorios se detienen, se sientan sobre el piso y de a poco se asoman pero sin decisión ¿Quién va ir primero? , yo no, yo voy , mejor vamos todos, sí, sí, vamos todos, bueno, parémonos. Asoman las cabezas nerviosos y descubren una especie de chivo sobre la puerta del laboratorio de química. Es una pieza oscura y de la cual sale una luz amarilla. Es satanás, el colegio era un cementerio dice uno. Se miran hasta que alguien grita y salen corriendo. Disgregados esquivan alumnos de bachillerato hasta encontrar refugio entre los compañeros que duermen en la puerta del salón esperando entrar a clase de Biología.
Usme/Moto/Lima Morita
A la salida del portal de Usme Juan Moreno se sube a lo moto de placas JUU76B, ofrece a su conductor cinco mil pesos para que lo lleve a la dirección que le pasa en un papel reciclado. Se asegura de recordar cada cuadra, cada montaña y cada cachucha que encuentra en el camino. Lleva varias horas despierto, ha atravesado la ciudad en búsqueda de Lima Morita, un perfil de Tinder al cual no se pudo resistir. Tiene otras cuatro citas programadas y debe encontrar al nuevo grupo de webcamers de Bacano.org. A medida que se adentra en las montañas extraña su barrio y los árboles donde suele esconder pequeños moños de marihuana.
Papi/La chapa/El correo
A las 4 en punto, el extraño nuevo y musculoso inquilino del 401 forcejea con la chapa de triple pasador a la entrada del edificio Miraflores. Papi, el administrador de 91 años observa la situación desde el otro andén. Como de costumbre lleva traje, chaleco, tirantas y una gorraNike negra que le da fuerzas para subir escaleras. Sonriente se acerca a la puerta y saca de su bolsillo trasero una cadena con varias llaves. Esto tiene su maña dice. La puerta se abre y con un ademan invita al nuevo inquilino a entrar. El inquilino que pocas veces suele hablar lo invita a seguir de primero pero Papi insiste y este pasa, las mujeres primero dice Papi. El inquilino suelta una sonrisa y le pregunta por el plomero, Papi no oye casi nada y el inquilino tiene que gritar. Ah si, mañana, mañana, dice papi. Luego abre su casa y entra. El inquilino que se encuentra a mitad de camino de las escaleras se devuelve, saca una bolsa ziploc de su billetera, se para frente a la puerta de Papi y pega el oído, no se oye gran cosa. Se dirige al buzón del correo y cuidadosamente impregna los recibos de la luz de todos los inquilinos con escopolamina. Repite la operación con los catálogos del éxito y sube a su casa donde se sienta a ver por la ventana y esperar a que llegué la noche, sus amigos y un taxi.
La Alhambra/Una llanta/El retén
En la 118 con 52 un Mitsubishi azul espera a que dos hombres terminen de bajar la llanta de una Prado blanca mientras Abel Fernández, (el dueño de la camioneta) justifica ante su suegro las razones porque el barrio San Felipe es un gran lugar para invertir. De la casa de al lado se asoma un abuelo gritando ratas de mierda, los hombres se suben al carro con la llanta y arrancan a toda velocidad, en la 116 se encuentra con un retén de la policía pero al parecer no hay nada sospechoso en ellos y no los detienen.
Puente oscuro/ Bicicleta / Taxi
En el puente peatonal de la 94 con 30, Esteban Aguirre corre desesperado gritando que le han robado su bicicleta, debajo del puente dos obreros esperan el bus e ignoran los manotazos y el pelo largo de Aguirre. Cerca de la autopista un taxista se percata de la situación y sale en persecución de ¨paquita¨ y ¨carecucha¨ que al verse alcanzados abandonan la bicicleta en mitad del separador y corren en dirección al Transmilenio.
Ají/ Desempleo /Los Simpsons
A la 1.:45 de la mañana Adela o la gata como le dicen sus amigos se despierta sudando culpa de un ají mexicano. Casi dormida va al baño, elimina el ardor de su cuerpo y vuelve a la cama pero no puede conciliar el sueño . Da vueltas y hace cuentas. Piensa en el futuro, ha renunciado a su trabajo y no sabe que hacer con su vida. Le gusta escribir y la fotografía , pero sus grandes reinos son el Excel Photoshop. Quiere conocer Japón y la mayoría de sus amigas del colegio se están casando y teniendo hijos. Le angustia estar sola y no sentirse atraída por nadie. Le gustaría probar estar con una mujer y de nuevo vuelve al tema del dinero. Según sus cálculos, le alcanza para vivir dos meses con lo lujos a lo que está acostumbrada. Da un par de vueltas mas hasta que decide prender el televisor y ver viejos capítulos de los Simpsons.
2017-07-15T12:30:02+00:00 noviembre 18th, 2015|(contribuciones)|0 Comments